Mucho tiempo, pocos cambios.

julio 20, 2008 at 8:59 pm (Tristeza)

A veces el tiempo se detiene un momento y yo me quedo ahí, paralizada, sin conseguir avanzar, mientras veo que el tiempo a mi alrededor si que pasa, que los demás siguen, pero yo me quedo ahí, con el reloj parado siempre en la misma hora, aferrándome al mismo recuerdo que de tanto abrazarlo se ha desgastado, llorando siempre por un mismo momento que ya está inundado…

Y veo el calendario del vecino, hasta han pasado ya algunos meses.. incluso varias estaciones.. y yo me he quedado en pleno invierno, justo en el momento más frío, con las manos congeladas y moradas y la nariz roja del frío..

Parece que el tiempo no avanza. Que alguien ha parado el tiempo de mi corazón para que todos los trocitos en los que quedó roto no se estrellen haciendo ruido contra el suelo. Para que me de tiempo a recogerlos mientras quedan suspendidos en el aire e ir recopilándolos poquito a poco, pero ya tardo demasiado.. y al final, se estrellarán y se harán trozos aún más pequeños..

 

 

Permalink Dejar un comentario

Despertar…

junio 9, 2008 at 6:00 pm (Tristeza)

Despertar…una vez más, abrir los ojos. Digo tu nombre en voz alta y me trago las lágrimas. No me permito llorar, no me permito sentir. Te busco en mi cuerpo, desesperada…e intento arrancarte de mi piel, pero nunca estuviste.

Destruyo los recuerdos inventados una noche solitaria, desgarro las palabras dichas, los silencios compartidos con la nada y me sangran las manos y el alma.

Me burlo de mis sueños, río frenéticamente, creo verte rodeando mi cuerpo con tus brazos… y te insulto. Comienzo a odiarte. Y a odiarme.

Muerdo mis labios para no hablarte y la sangre sigue cayendo, al igual que mis párpados.Me quedo dormida y mi mente perversa me permite besarte…y matarte.

Despertar… abrir los ojos, por última vez.

Permalink Dejar un comentario

Es de Noche…

mayo 28, 2008 at 8:22 pm (Tristeza)

En noches como ésta.. todas las almas perdidas se reúnen y crece la incertidumbre del amor, las flores marchitas no saben qué responder a mis preguntas, la Luna es mi Sol y el viento cierra mis párpados, cansados de soñar…

Permalink Dejar un comentario

Corazón Coraza..

mayo 22, 2008 at 7:03 pm (Benedetti)

Porque te tengo y no, porque te pienso, porque la noche está de ojos abiertos, porque la noche pasa y digo amor, porque has venido a recoger tu imágen y eres mejor que todas tus imágenes, porque eres linda desde el pie hasta el alma, porque eres buena desde el alma a mi, porque te escondes dulce en el orgullo, pequeña y dulce, corazón coraza..

Porque eres mía, porque no eres mía, porque te miro y muero, y peor que muero si no te miro amor, si no te miro.

Porque tú siempre existes donde quiera, pero existes mejor donde te quiero, porque tu boca es sangre y tienes frío, tengo que amarte amor, tengo que amarte.. aunque ésta herida duela como dos, aunque te busque y no te encuentre, y aunque la noche pase y yo te tenga, y no.

                                                                                …Mario Benedetti…

 

                                                                

Permalink Dejar un comentario

Te extraño..

mayo 21, 2008 at 10:33 am (Tristeza)

Ya lo ves, aquí sigo. Escribiendo por las noches hasta altas horas de la madrugada, sin poder conciliar el sueño y siempre con la esperanza de que una de las visitas que recibe éste blog sea la tuya.

Mi vida no ha cambiado demasiado, el día a día sigue siendo agotador, y esa tristeza tan odiada por todos no se digna a desaparecer. A veces mi mundo se empequeñece tanto, que parece no ser importante; pero yo sé que si lo es, tú me lo enseñaste  y eso nunca se olvida.

La tranquilidad me la sigue dando la oscuridad de éstas cuatro paredes, es en sus brazos cuando siento que el mundo me da una tregua. Es un encierro que me apacigua, hasta la mota de polvo más pequeña me ayuda a recordar que el dolor de mi pecho un día tuvo sentido y fue acariciado cariñosamente.

Tengo miedo, más que nunca.. porque ésta vez soy la única que lo sabe. Guardo mis sentimientos y sensaciones celosamente para que nadie me los arrebate. Ahora es verdaderamente cuando me aferro a esa frase que tanto me gustaba: “eres dueño de lo que callas y esclavo de lo que hablas”. Que así sea.

Me duelen las rodillas de caer. Siempre me levanto creyendo haber escuchado una voz que me anima a hacerlo, más tarde me doy cuenta de que sólo erea mi imaginación, que a veces me juega malas pasadas. Hago cuanto puedo para conseguir terminar el día, me esfuerzo para que las horas pasen más rápido, es imposible que dejen de existir, y detrás de todo ese esfuerzo tan sólo hay como recompensa una larga e interminable noche cargada de nubarrones.

Y la vida sigue su curso, eso si que es inevitable. Despierto otra vez, la ventana no está rota, no tengo medias puestas, mi pelo está extrañamente arreglado y afuera sólo escucho algunos ruidos que no sé de donde proceden. Yendo de mi cama al baño se siente lento el movimiento y frío el tacto. En el espejo.. ¡en el espejo! ¡No soy yo! (-pienso-). Pero, ¿quién sería si no es mi persona la que se refleja? ¿Acaso no es la tarea de ese pedazo de vidrio mostrar las marcas de la almohada en mi cara por las mañanas?

¿Qué puedo esperar de un día que empieza con el mundo actuando como no debe.. como no quiero.. como no me sirve..?

Luces oscuras, colores enredados.. Volver, intentar dormir y despertar durmiendo.. Dormir, intentar despertar y volver.. Intentar, desesperar…insomnio, sol alunado, blanco fuego, permíteme dormir…

…Siempre serás mi Superhéroe…

Permalink Dejar un comentario

Desencuentros

febrero 25, 2008 at 2:57 pm (Tristeza)

Miras a tu alrededor, a cada punto de ésta oscura habitación en la que por desgracia te encuentras en éste momento y descubres de pronto que la habitación se ha quedado vacía, que sólo estás tú. Descubres que te están entrando unas ganas irrefrenables de llorar y no entiendes el por qué, ni siquiera encuentras razones… así que apartas ese pensamiento de inmediato. Dónde quedan al final los puntos medios..  piensas que es más sencillo saber lo que se quiere en cada momento. Miras la hora, ya es más de medianoche y sientes que las manos se te empiezan a hinchar, sientes calor. Piensas en salir fuera, al relente de la noche, a caminar bajo éste cielo encapotado, por esas calles diferentes, aunque también demasiado vacías… ¿demasiado? Sabes que no debes engañarte, nunca es demasiado. Bajarás la calle, cruzarás de acera, subirás por la siguiente calle y así sucesivamente hasta que comiences a sentirte extasiada y grites de repente, no temerás al hacerlo. La práctica hace costumbre, buscarás una esquina y te sentirás derrotada.Caminas sin sentido, lo sabes. Miras el azul intenso de las paredes y vuelves a pensar, siempre hacia el mismo punto donde concluyen todos tus pensamientos, siempre dando las mismas vueltas, buscando certezas entre demasiadas cavilaciones; y al final, ni certezas ni conclusiones. Puntos medios entre nada y todo, entre nada y algo, entre negro y blanco, puntos medios dentro del propio gris. Actúa.Se te cierran los ojos y vas escribiendo cada vez más despacio, y aún así sabes que te queda mucha noche por delante. Extraña conversación sin sentido que ha conseguido desconcertarte mientras intentabas pensar respuestas coherentes fijando la vista en el cable de la pared. Piensas que no se te pueden pedir imposibles, ni deben pretender poner límites a la locura, o se volverá contra ellos y saltas de repente a otro pensamiento. Locura, demencia, amistad, apatía, peligro, dolor, desilusión… están jugando a un juego complicado.Y otra vez más, vuelves a las preguntas sin respuesta, a las respuestas sin pregunta, a sus ojos, a sus pensamientos, a tu forma de mirar… Sientes que empiezas a cansarte de todo esto, sabes que quizá hayas corrido el riesgo de darle demasiadas vueltas, y sabes también que era inevitable… es mucho más difícil engañarte a ti. Y te empiezas a cansar otra vez más, ¿cansar de qué? De medias respuestas, de puntos medios… ¿de ti misma? Y comprendes que esa es la respuesta. Estás harta de perderte cada día en la misma encrucijada que tú misma te obligas a afrontar. Ningún camino o todos, difícil elección… también estás cansada de esa palabra.Y todas tus cavilaciones giran en torno a la misma estrella, como si las atrajese con una fuerza gravitatoria. Atracción, curiosa palabra. Siempre en la misma encrucijada, en el mismo punto, ese que no encuentras nunca… donde estoy yo, donde estás tú… desencuentros.

Permalink Dejar un comentario

CORAZÓN HERMOSO

febrero 20, 2008 at 8:35 pm (Leyendas)

Un día, un hombre jóven se situó en el centro de un poblado y proclamó que él poseéa el corazón más hermoso de toda la comarca.

Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él ni manchas ni rasguños. Si, coincidieron todos en que era el corazón más hermoso que habían visto.
Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con mayor fervor aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar .

De pronto un anciano se acercó y dijo: ¿Por qué dices eso, si tu corazón no es ni, aproximadamente, tan hermoso como el mío?
Sorprendidos la multitud y el jóven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos y éstos habéan sido reemplazados por otros que no encajaban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares en su alrededor. Es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos. 
 

La mirada de la gente se sobrecogió. – ¿Cómo puede decir que su corazón es más hermoso?, pensaron …
El jóven contempló el corazón del anciano y al ver su estado, se echó a reír.
-“Debes estar bromeando,” dijo. “Compara tu corazón con el mío… el mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor.”
-“Es cierto,” dijo el anciano, “tu corazón luce perfecto, pero yo jamás me involucraría contigo… Mira, cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregarselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido. Hubo oportunidades, en las cuales entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio. De ahí quedaron los huecos. Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza, de que algún día -tal vez- regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón.¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?

El jóven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y jóven corazón y se lo ofreció.
El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del jóven. La pieza se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.
El jóven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.

Permalink Dejar un comentario

..CABALLO DE LOS SUEÑOS..

febrero 13, 2008 at 5:59 pm (Neruda)

Innecesario viéndome en los espejos
con un gusto a semanas, a biógrafos, a papeles,
arranco de mi corazón al capitán del infierno,
establezco cláusulas indefinidamente tristes.
Vago de un punto a otro, absorbo ilusiones,
converso con los sastres en sus nidos:
ellos, a menudo, con voz fatal y fría
cantan y hacen huir los maleficios.
Hay un país extenso en el cielo
con las supersticiosas alfombras del arco iris
y con vegetaciones vesperales:
hacia allí me dirijo, no sin cierta fatiga,
pisando una tierra removida de sepulcros un tanto frescos,
yo sueño entre esas plantas de legumbre confusa.
Paso entre documentos disfrutados, entre orígenes,
vestido como un ser original y abatido:
amo la miel gastada del respeto,
el dulce catecismo entre cuyas hojas
duermen violetas envejecidas, desvanecidas,
y las escobas, conmovedoras de auxilios,
en su apariencia hay, sin duda, pesadumbre y certeza.
Yo destruyo la rosa que silba y la ansiedad raptora,
yo rompo extremos queridos, y aún más,
aguardo el tiempo uniforme, sin medidas,
un sabor que tengo en el alma me deprime.
Qué día ha sobrevenido! Qué espesa luz de leche,
compacta, digital, me favorece!
He oído relinchar su rojo caballo
desnudo, sin herraduras y radiante.
Atravieso con él sobre las iglesias,
galopo los cuarteles desiertos de soldados
y un ejército impuro me persigue.
Sus ojos de eucaliptos roban sombra,
su cuerpo de campana galopa y golpea.
Yo necesito un relámpago de fulgor persistente,
un deudo festival que asuma mis herencias.
//

Permalink Dejar un comentario

MUÑECA DE TRAPO

febrero 5, 2008 at 6:38 pm (General)

 

Todavía podía recordar los días en que ella era la muñequita más linda del lugar. Los días en los que, ondeando su melena de lana roja, hacía volverse a los soldaditos de plomo al pasar, los osos de peluche la admiraban, y escuchaba el murmullo envidioso de las muñecas de recortable cuando ella aparecía. Incluso hubo una vez que un maquinista de un tren mecánico, llegó a enviarle alguna carta de amor desesperada.

Ahora, algunas veces todavía se sentía así, justo hasta que se cruzaba con su propio reflejo que le recordaba que el tiempo no perdona. Por eso temía a los espejos, por eso huía de cualquier cristal que fuera capaz de retener su imágen por un instante. Cuando no podía evitarlo, se veía allí, paralizada entonces, como a través de un grotesco espejo de feria que le devolvía la imágen deformada de lo que fue, la imágen real de lo que era: los botones negros de sus ojos habían perdido su brillo, y el hilo rojo que le pespunteaba la boca se había vuelto tan pálido que muchas veces apenas se podía distinguir si sonreía o lloraba. Las hebras de su pelo también habían ido perdiendo su color, haciéndose tan claro en algunos mechones que se podría decir que había encanecido, como si de una criatura humana se tratara.La tela que era su piel había cedido tanto, que ya era incapaz de mantener prieto el serrín en su sitio, por lo que se le acumulaba en los tobillos dándole un aspecto ridículo.

Incluso más de una vez, había tenido que sentarse en cualquier lado y sacar su pequeño costurero, que ahora ya llevaba siempre encima, por la necesidad de remendar alguna costura en sus piernas que evitase la pérdida del relleno.

Si, recordaba todavía aquellos días de los que se iba alejando, arrastrando, poquito a poco, sus pies de trapo…

Permalink Dejar un comentario

CHASING CARS

febrero 4, 2008 at 6:07 pm (General)

Hoy es uno de esos días en los que piensas: joder, no debería haberme levantado de la cama. Quizá haya salido de casa con el pie izquierdo o algo…

Pero todo se arregla, hasta el peor día del mundo. Al menos ahora me siento relajada, despues de un baño super caliente y escuchando una canción que me encanta: CHASING CARS , la b.s.o de anatomia de gray. Am, y con mi paquete de filipinos, mmm…. qué ricos. Si, así se ve el mundo de otra manera, o tal vez esté tan ocupada escuchando mi canción que no me quede nada de tiempo para acordarme de lo demás.

Nada existe fuera de éstas cuatro paredes, y aquí, en mi pequeño universo tan sólo estoy yo y mi música… la mejor compañera del mundo.

Mañana será otro día..

Permalink Dejar un comentario

Next page »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.